sábado, 6 de junio de 2009

AL OTRO LADO

Te expulsa en ocasiones de su cámara. Eres el amante repudiado, el cónyuge que ruega al otro lado de la puerta la mirada redentora, la mano cuyo tacto salva el mundo.
Me envías a la sima del silencio, purgo en ella un pecado funesto, un delito del que se hallan excluidas las palabras. Pasan nubes de grafito ante mis ojos; su estela es un discurso devanado por el viento. Sólo un lápiz me podría alejar de la locura, sólo un lápiz cuya cháchara es un río devorado entre la selva. Una sierpe de escama mancillada por la tierra.
Paraíso perdido. La escritura. Al otro lado.

27 comentarios:

Elvira dijo...

Veo una paradoja: si estás hablando de la falta de inspiración, tu texto demuestra lo contrario.

¿O no he entendido nada?

Besos, poeta

fandestéphane dijo...

Sólo un lápiz me podría alejar de la locura...te lo dije el otro dia Ana -o me hago poeta o me vuelvo loco-(Rilke).
Cada día se escribe nuestra historia y hay que saber guardarla, y encontrar tiempo para explicarla.
Tú tienes un lápiz bien afilado para escribir y yo -nosotros- unos ojos bien abiertos para leerte con placer.

Un beso con nocturnidad y perfidia

ana de la robla dijo...

Ya sabes, bella: escribir, también leer, es atisbar la luz desde lo oscuro... Un beso, querida Elvira.

Me prolongo en mi caligrafía, en su hilo que es un camino para mí, una página para tus ojos. Beso, Fandestéphane.

farregui dijo...

Ana, con líneas así, te colocas arriesgadamente al borde de recibir un beso electrónico.

No tienes derecho a hacerlo. ¡No!. ¿A estas horas cosquillas?

Conseguirás algún día que varios lectores pidamos que encarcelen tus líneas, se descubrirá de este modo por encima de qué has escrito.

Y un juez te condenará, y otro te liberará, y el debate habrá nacido, y las asociaciones nacerán....

Bien sabes que detrás de una palabra hay jugo, de dos o tres, según la sintaxis, una oración. Y detrás de varias líneas, puede encontrarse una ciencia.

Estoy seguro de que, al igual que el polen al "ciudadano", puedes provocar alergia. Cuidado, que no eres un mass-media, quizá una elixir-solitarium.

Un beso en hoja de liquidámbar.

ana de la robla dijo...

Estimado Farregui: Si no encuentras el antídoto, avísame para incrementar la dosis :-) Agradecida por tu apasionada enfermedad. Un abrazo.

leo dijo...

Por algo son de madera, los lápices. Perfectos para los naufragios.
Espero que estas palabras, el sano ejercicio del blog, te propulse hacia el otro lado.
UN beso grande.

ana de la robla dijo...

Leo: De los naufragios emergen al fin las mejores intenciones. Que sea como dices. Un beso, bella.

andoba dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Antonio Tello dijo...

Es a través de la escritura que el poeta expresa la angustiosa pugna entre el ser y el no ser entrevista al borde del abismo. La escritura es, como bien insinúan tus palabras, querida Ana, el recurso del poema que ha atravesado el alma del poeta y no desea perecer en la fugacidad de su palabra. Un abrazo

ana de la robla dijo...

Siempre el castigo es público y secreto el pecado, amigo Andoba. Los delitos de la falta de palabra son por necesidad -incluso etimológica- nefandos :-) Un abrazo, y gracias por su ave poemática.

Antonio: La escritura, sí, el salvoconducto, el óbolo que nos conduce hacia una orilla donde no ser no importa. Un beso, querido.

andoba dijo...

Disculpe mi falta de delicadeza. Creo que me he ganado una expulsión. Además, dos preguntas eran demasiadas para un día.

Un abrazo.

ana de la robla dijo...

Nada que disculpar, amigo Andoba. Todas las preguntas son insuficientes. Todos los poemas son preguntas. Besos.

zocato dijo...

Hace muy poquito que he descubierto tu blog. Quiero darte las gracias por tu esfuerzo en crear belleza con tus palabras y esa música que compartes con todos. Desde San Francisco, donde vivo, un abrazo de un español que desde ahora abre todos los días tu página.

ana de la robla dijo...

Mi estimado Zocato: Qué buena tu visita cruzando el mar... Espero que seas paciente con esta bloguera que no renueva su casa más que una vez a la semana. Un fuerte abrazo, agradecida por tus palabras.

Cristian dijo...

Ana,

Tema sutil que me respira tan de cerca. Tocaste un nervio que parecía no hacer caso.

El cuerpo es un instrumento como lo es la pluma, por ellos corre algo que transita lo inefable, paradoja, no?

Beso escrito

Pd: Qué bien que te van esos guantes.

ana de la robla dijo...

El cuerpo es una página donde se escriben las derrotas y las victorias tantean su poema de sílabas contadas.
Y los guantes, sí: empiezan a ser una adicción :-)
Un beso, Cristian.

Morgenrot dijo...

Cuánta belleza para explicar esos momentos de desconsuelo, cuando la musa no acompaña y las nebulosas ocupan la mente sin poder esbozar las palabras.

Eres única.

Mil besos, Ana

ana de la robla dijo...

La escritura comparte faz con el amor: sólo cabe resignarse a sus migajas... Un beso, bella Morgenrot.

Silencio dijo...

También un día pensé que un lapiz podría alejarme de la locura, desde aquel momento, no he vuelto a sacarle punta.

ana de la robla dijo...

Silencio: Los lápices no deben afilarse; pueden amotinarse y secundar su propia noche de cuchillos largos contra el escritor. Un abrazo, y bienvenido.

Escéptico dijo...

Por cierto, soy coleccionista de lápices, de los de grafito de toda la vida. Debo tener unos dos mil.
Otro por cierto.He concluido "La última palabra". He querido leer el texto con calma: MAGNÍFICO.

ana de la robla dijo...

Querido Escéptico: Espero hacerme merecedora de alguno. El grafito lleva una fascinación implícita...
En cuanto a lo del libro... me hace feliz tu satisfacción. Deseo que podamos compartirla el día 29 de este mes. Te avisaré. Un beso cálido.

fandestéphane dijo...

Felizzzz verano!!

Un beso

ana de la robla dijo...

Síiii; para mí no empezará hasta el 27... Un beso estival queridísimo.

fandestéphane dijo...

Hoy es 27
Feliz verano pues

Besos estivales

Milo Pratt dijo...

Como siempre la sutileza de tus palabras me fascina...

"Pasan nubes de grafito ante mis ojos; su estela es un discurso devanado por el viento"

supongo que no es casual que la frase màs bella del texto se halla al centro... como el corazon que pulsa su vitalidad...

Me gusta tu sutileza... discurso devanado... bello...

tengo una poesia que habla mas menos de lo mismo, pero yo hablò del fuego y del miedo para expresar cosas parecidas... un poco mas obvio a lo mejor...

Una sola pregunta, por què chàchara? esa palabra no me cuadra...

en fin, me despido, prometiendo volver, como siempre...

ana de la robla dijo...

Gracias siempre por tu lectura atenta, Milo. ¿Cháchara? Un contrapeso, siempre es necesario abrir una ventana en un texto. Besos, querido amigo lector.