domingo, 23 de agosto de 2009

DAMNATIO MEMORIAE

Leo hoy en la prensa que Aberdeen (Washington) dedica una placa conmemorativa a Kurt Cobain, uno de sus personajes natales más famosos y es posible que menos relevantes. La placa quiere hacer las veces de sepulcro y epitafio al tiempo, pues no es más que una losa de granito encastrada en el suelo con tres citas supuestamente enunciadas en algún momento más o menos lúcido de la fugaz existencia de Cobain. Las pleitesías adquieren con frecuencia la forma de una indeseada tumba póstuma, de cenotafio, de sepulcro vacío y blanqueado. Cobain se ha visto agasajado con un traje de tierra sin pedirlo, en un oxímoron burlesco de su espiritual y sánscrito nirvana, él que buscó lo inmaterial adelgazándose en el filo imponderable de una aguja.
Pero Aberdeen no sólo encala la sombra de Cobain, también enmienda las palabras cinceladas en su lápida, transformada al fin en palimpsesto. La sesuda advertencia de ultratumba al caminante improvisado –“Drugs are bad for you. They will fuck you up” (“Las drogas son malas, te van a joder”)–, que parece pronunciada con retranca desde la otra orilla de la Estigia, ha entrado en conflicto con la estricta moral de los norteamericanos, que han optado por la sustitución de las letras u y c de fuck por asteriscos: f**k. El mensaje resulta ahora más gráfico: si la vida no te deja ver el sol, las drogas te dejarán ver las estrellas. La damnatio memoriae, el raspado y sustitución del recuerdo de los héroes y villanos precedentes, siempre ha conducido al caos y al error. En sus costuras imperfectas se delata la miseria del pulcro corrector sobrevenido; en su exceso de celo justiciero alienta la pátina viscosa de la usurpación.
Borrar es un gesto circular: borrar y ser borrado, borrar lo que fue un día por miedo de atisbar lo que no llegará a ser. La goma arrastra en sus virutas las letras de otro nombre, alumbrado a la escritura para morir en el acto de servicio de la tiranía poética; así también, y sin sentido, fallecen las dunas que nacieron una vez por las evoluciones capciosas de la arena.

20 comentarios:

fandestéphane dijo...

La estricta moral de los norteamericanos se escandaliza ante un "fuck" y le resulta indiferente si la escopeta con la que se quitó el último suspiro de vida, se la pudo comprar en el supermarket mas cercano.
Yo les cambiaría la placa por esta otra:
Tú que ahora me pisas
Párate a considerar
Que al fin vendrás a parar
Igual que yo en cenizas.

Mi querida Ana, ya debes suponer que en la entrada de hoy me has obsequiado con una frase que pasa a formar parte (con o sin tu permiso) de mi archivo mortuorio.
"Agasajado con un traje de tierra"

Te cambio la frase por dos epitafios que te harán sonreir.
Te los mando en un comentario aparte.

Besos

Nuncio Tamallangos dijo...

Me pregunto si Cobain hubiera estado de acuerdo con semejante homenaje y menos con la ridícula inscripción (ridícula antes y después de los asteriscos). Creo que sólo fue un pobre diablo al que todo le vino demasiado grande...

Un abrazo.

Luis Lópec dijo...

Te estás dando mucho últimamente a otro tipo de música de la que realmente (con perdón) dominas -Felicidades por la crítica en el DM sobre Jennifer Larmore. Tuve la suerte de leerla devorando una corbata, desayunando, mientras entraba por la ventana de mi casuca un espléndido y bienvenido rayo de sol- pero se agradece y mucho.
Una de las frases célebres del lider de Nirvana decía así: "Me siento como si la gente quisiera que me muera, porque así se cumpliría la clásica historia de rock'n'roll."
Precisamente, con permiso de los epitafios (espléndido tu nuevo libro), a sus 42 años, se ha cumplido, nuevamente, la profecía de los abanderados del Rock. Saludos.

ana de la robla dijo...

Querido Fan: Seguimos de epitafios :-) Los meandros de la moral son inextricables, en efecto. Cuando los sentimientos comm'il faut se exacerban, nada queda donde debe estar. Un beso, amigo.

ana de la robla dijo...

Querido Nuncio: Suscribo lo que lapidariamente afirmas :-) Beso encantado de leerte.

ana de la robla dijo...

Luis: No creía estar hablando de música hoy, sino de la evanescencia de la memoria y de los actos de sus oficiantes -lo que dicho así parece incluso trascendente :-)
Gracias por leerme, en esta casa y en el DM.
Beso grande.

Antonio Torralba dijo...

Me vienen a la mente los ojos raspados del juglar moro que hace música con un cristiano en la célebre viñeta de las Cantigas de Alfonso (factor) X, las caras destrozadas de los cuatro músicos en el Capitel de los Músicos del Arqueológico de Córdoba... Y (aquí el paralelismo es radical)el "hoder" raspado en el pergamino del Cancionero de Palacio que troca en adivinanza la chabacanería de Encina: "que la más buena muger/rabia siempre por [¿raspar?]"
En fin, la historia (y la nuestra en grado sumo) está hecha de "damnationes memoriae" y alguna que otra rehabilitación con la boca pequeña. Estudiar historia es buenísimo para aprender cosas de los historiadores. Lo dices bien.
También me viene a la mente la memoria histórica de Zapatero, jajajajaj.
Besos

Elvira dijo...

Yes, drugs will FUCK you up!

¡Qué ridiculez lo de los asteriscos! Estrellas, jajaja! Me ha gustado tu fina ironía. Besos, guapa

ana de la robla dijo...

Querida: Toda censura es ridícula. Un beso estrellado, bella Elvira :-)

ana de la robla dijo...

Antonio: A los sustanciosos ejemplos que citas, añadiré uno muy gráfico, el de Geta al que su hermano le borró la jeta :-)

http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/thumb/1/1a/Severan_dynasty_-_tondo.jpg/590px-

La historia y la literatura son una inmensa tachadura. Por eso reescribimos tantas veces los errores...

Un beso de norte a sur, mi estimado.

leo dijo...

Pues sí, ironía de cabo a rabo. :-)
Una sonrisa de lunes.
Besos y estrellas.

ana de la robla dijo...

Siempre bienvenida, bella Leo. Un beso grande.

Orfeo dijo...

Qué placer leerte, querida Ana!

Dominas la palabra escrita como pocos.
Y esos toques de ironía, elegante y precisa… ¡y ese humor!

Te beso!

P.

ana de la robla dijo...

Mi Orfeo: Bello hacerte sonreír, a ti que eres privilegiado lector. Un beso grande como un océano.

Bardamu dijo...

Kurt Cobain era lo último que me esperaba ver por aquí... Lo más irónico de todo, es que él quiso ser incinerado para evitar un circo alrededor de su tumba, como pasa con otros cadáveres del rock. Ya no se respeta ni la última voluntad

ana de la robla dijo...

Bardamu: Cobain puede ser, como tantos otros, una mera excusa. Un beso, querido.

Morgenrot dijo...

Queridísima Ana:

Cualquiera merece todo y nadie merece nada.

En este orbe tratamos de crear pseudohéroes que , a su vez, nos moralicen. Aunque todo sea una falacia, pero " inventa, que algo queda " aquí, donde a los "grandes" no se les conoce.

Un fuerte beso, mi estimada Ana

ana de la robla dijo...

Morgenrot: Estamos cercados, como bien sugieres, por pseudohéroes que vuelven del revés nuestro sistema de principios, e incluso de finales. Pero peor que los psudohéroes son los estúpidos que los rescatan de entre el polvo. El ansia de notoriedad sugiere acciones extrañas. Un beso, queridísima.

C.C.Buxter dijo...

Lo peor no es el puritanismo estadounidense para según qué cosas, sinó que los europeos seamos a veces tan estúpidos como para importarlo sin rechistar. En fin... me has hecho sonreír :-)

ana de la robla dijo...

C.C.Buxter: Sí, es verdad que en Europa se tiene un absurdo complejo de inferioridad que con frecuencia hace que saltemos por el aro que el Imperio nos señala. Cosas incomprensibles de nuestra civilización... Un beso.